Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

jueves, 18 de abril de 2013

Barreiros TT.90.22

Repasando las páginas de la historia de la automoción, se encuentra uno con personas que bien merecen un capítulo propio. Algunas lo tienen, y su particular contribución está mundialmente reconocida. Otras, en cambio, por diversas circunstancias, han pasado más rápidamente al olvido pese a que sus méritos nada tengan que envidiar a los de las primeras. En España tenemos algunos ejemplos de esos casos. Y, probablemente, si este país no fuera como es, si no padeciera tantos complejos, si no ensalzara la mediocridad y condenara la excelencia, si los poderes públicos ayudaran realmente al emprendedor en vez de hundirlo con absurdas trabas, esas ilustres figuras a las que me refiero se codearían con los grandes de la automoción en el gran libro de la historia. Me refiero en este caso a un mecánico genial e infatigable, que acabó erigiéndose, pese a todo, en el gran industrial del motor español: don Eduardo Barreiros. Hay quien califica al tenaz empresario gallego como "el Henry Ford español". Y no le falta razón. Nadie como él sufrió los escollos que un emprendedor español está condenado a padecer, y aún así se convirtió en uno de los grandes. En lo que podría haberse convertido si en vez de haber nacido en Orense, lo hubiera hecho en Detroit o en Stuttgart, es algo que pertenece más bien al campo de la ucronía, pero me aventuraría a decir que su destino hubiera sido bastante diferente, ¿no creen?

La maqueta
Son varias las miniaturas de mi colección referidas a modelos fabricados por Barreiros, así que poco a poco iré desgranando la apasionante aventura industrial de don Eduardo en sucesivas entregas. Pero por algún sitio hay que empezar, y que mejor que hacerlo por el principio, por el primer camión Barreiros, el TT.90.22, cariñosamente apodado como "el Abuelo".
Fabricada por ToyEko con la referencia 4035, requiere como el resto de las miniaturas del fabricante barcelonés unas pequeñas modificaciones, en este caso cambiar las ruedas, pintar los asientos, las luces y los pilotos y añadir las placas de matrícula.

Maqueta: Barreiros TT.90.22

Fabricante: Eko

Escala: 1/86

Año de realización: 2008

Eduardo Barreiros, el Henry Ford español (I)
Para entender la importancia de Barreiros en la industria automovilística, y las circunstancias concretas que llevaron al nacimiento de su primer camión, es necesario conocer la historia personal de don Eduardo y la audaz e inquebrantable apuesta por su proyecto. Por ese motivo reproduzco aquí la primera parte del artículo que en su día escribí sobre su persona, y que Castellón Diario publicó el 26 de octubre de 2011:

El 24 de octubre de 1919, nace en la parroquia orensana de Gundiás, Eduardo Barreiros Rodríguez, considerado el padre de la industria de la automoción moderna en España. A los pocos años, su padre empieza a explotar una línea de autobús, labor en la que el joven Eduardo conoce los primeros secretos de la mecánica, conocimientos que rápidamente perfeccionará en un taller de Orense. Al finalizar la Guerra Civil, la habilidad que muestra con la mecánica le permite dedicarse a la reconstrucción de los destartalados motores y vehículos que habían sobrevivido a la contienda. En 1945 vende la compañía de autobuses de su padre, fundando una constructora a la que, entre otras obras, se adjudicó las del Puerto de Castellón en 1947. El menor precio y consumo del motor de gasóleo respecto al de gasolina plantea a Barreiros la posibilidad de poder modificar los numerosos motores Krupp (alemán) y ZIS-5 (soviético) existentes en España después de la guerra para convertirlos en Diesel, iniciando los experimentos para tal efecto en 1949. Pronto logró transformar los motores soviéticos ZIS, iniciando lo que sería el germen de su gran industria.
Las peticiones de transformación fueron tantas que desbordaron el pequeño taller gallego, trasladándose a Madrid donde en 1954 se funda Barreiros Diésel SA. Pero llegó un momento en que surgió un problema: ya no quedaban en España motores ZIS que transformar, y los GMC no daban buenos resultados. Por eso decidió lanzarse a la fabricación primero de sus propios motores diesel y después de vehículos completos. Pero los problemas eran muchos: técnicos (falta de tecnología), financieros (escasa financiación) y sobretodo políticos (reticencias del gobierno para conceder licencias), lo que retrasó enormemente el inicio del proyecto.
Pero no perdió el tiempo. Durante la espera se dedicó a mejorar el motor Perkins y a diseñar un prototipo de camión militar, el TT.90.22.

El Barreiros TT.90.22
Pruebas como ésta tuvo que superar el prototipo del 90.22
en el concurso del Ejército portugués.

Como se puede ver, Eduardo Barreiros, harto de las trabas gubernativas a las que estaba sometido, decidió ir por libre y buscar nuevos mercados, por lo que el concurso portugués de 1957 para el suministro de 300 camiones todo terreno para su Ejército le vino de perlas. Se presentó, y resultó que "el Abuelo" ganó el concurso, superando a la estatal ENASA y a otras empresas extranjeras. Para la fabricación de estas unidades Barreiros inauguró una factoría en Setúbal, en la que posteriormente se producirían camiones civiles, tanto para el mercado portugués como para la exportación.
Mientras, en Madrid, una exhibición en el Pardo ante el mismo Franco en 1957 acabó por vencer las reticencias del Ministerio de Industria y le abrió las puertas a la tan ansiada licencia, aunque esta no llegaría hasta marzo de 1960. Mientras tanto, pudo dedicarse a motorizar los camiones polacos Star y a fabricar mil unidades del camión Puma entre otras hazañas.
 
Características técnicas: 
Motor: EB-6 diesel, de 6 cilindros en línea
Potencia: 85 CV
Transmisión: 10 velocidades adelante y dos atrás, con tracción trasera permanente y delantera desconectable
Tara: 4000 Kg
Carga máxima: 5000 Kg

Por último, hay que destacar la encomiable labor de difusión de la obra de Eduardo Barreiros y de promoción de la tecnología y el diseño en la automoción que lleva a cabo la Fundación Eduardo Barreiros, de la que pueden saber más pinchando en este enlace: http://www.fundacionbarreiros.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario