Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

martes, 9 de abril de 2013

Wartburg 353 "Volkspolizei"

Wartburg 353 "Volkspolizei"

Es posible que recuerden cierto episodio de "los Simpson's" en el que Homer acude en busca de un automóvil a la tienda de "Vaclav el loco". Allí un excéntrico y bigotudo vendedor con acento de espía ruso le ofrece las maravillas de un estrafalario vehículo:
- Rricorre trresientas hectárreas con un solo bidón di kerroseno.
- ¿De qué país es este coche? -pregunta Homer embutido en el asiento.
- ¡Ya no existe! Perro le pido a que si dé una vuelta. Li satisfarrá.
Y tras balbucir algo incomprensible, el vendedor empieza a empujar el artefacto mientras grita:
Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención son los automóviles de Europa Oriental. No sé si por su exotismo, por lo peculiar de su diseño -poco agraciado para muchos, cuanto menos extraño para otros- por lo espartano de sus acabados, por la sencillez de sus mecánicas o por la longevidad de su producción; el caso es que no puedo evitar sentir cierto interés hacia marcas de nombres impronunciables o de enigmáticas siglas como IFA, FSO o VAZ.
Quizá por eso la segunda maqueta que presento en mi blog es un vehículo germano-oriental, prácticamente desconocido en España si bien a principios de los 90 se llegó a comercializar alguna unidad -una de ellas en la provincia de Castellón-. Por su bajo precio más que nada...

La maqueta
El Wartburg, en un mini diorama inspirado en el "Checkpoint Charlie"
Se trata de la referencia 46701 de Herpa, a la que prácticamente no le he hecho modificaciones, salvo el detallado de las luces antiniebla y los intermitentes y la colocación de las calcas de matrícula. Es una de las primeras de mi colección.
Maqueta: Wartburg 353
Fabricante: Herpa
Escala: 1/87
Año realización: 2004

El modelo real
El Wartburg 353 es un automóvil fabricado en la República Democrática Alemana, que cumple a la perfección las características de los vehículos del bloque oriental anteriormente comentadas por Vaclav "el loco" y por un servidor. Sin pretensión de agotar el tema, los datos son los siguientes:
- Longevidad de su fabricación: estuvo en producción entre 1966 y 1988, veintidós años en cadena sin apenas sufrir modificaciones. La economía planificada es lo que tiene, no hay una competencia que te intenta destruir, ni un mercado que conquistar; tus clientes pueden esperar perfectamente entre 10 y 15 años en recibir su coche. ¡Y sin protestar! Y si alguien protestaba pues para esto estaba la Stasi...
- Producido en un país que ya no existe: la República Democrática Alemana desapareció en 1990, cuando se integró en la República Federal.
- Simplicidad mecánica: el motor, de dos tiempos y tres cilindros, se basa en un diseño de ¡1938!, con sólo siete partes móviles. No obstante, proporcionaba un rendimiento decente, e incluía novedosas soluciones técnicas como la transmisión por rueda libre, eliminando de tal manera el embrague. Lo dicho: "póngalo en H"
- Bajo precio: si bien a España llegó algo tarde, fue uno de los vehículos del otro lado del telón más exportados, puesto que combinaba un precio muy atractivo con una fiabilidad, eficiencia y prestaciones muy superiores a las de los otros automóviles de Europa Oriental, famosos por su poca calidad. Y además con bajo consumo: recorre trescientas hectáreas con un sólo barril de queroseno.
- Acabado espartano: aunque no tan exagerado como en otros modelos, el nivel de confort que ofrece el Wartburg es bastante inferior a sus homólogos occidentales, destacando la falta de aislamiento acústico.
Sus características técnicas son:
Wartburg 353 (1966-1988)
Motor: dos tiempos, tres cilindros longitudinales
Cilindrada: 993 c.c.
Potencia: 42 kW (57 CV)
Transmisión: manual de 4 velocidades
Velocidad máxima: 155 Km/h

WARTBURG
La historia de esta marca se remonta a 1945, cuando los soviéticos se hacen con el control de la fábrica de BMW de la localidad de Eisenach (Turingia), cuna de Bach y del SPD. De la misma manera que en tantas otras fábricas ocupadas, se siguieron fabricando los mismos modelos de preguerra (BMW en este caso) pero con ligeras modificaciones. En 1952 la empresa se convierte en EMW (Eisenacher Motoren Werke) (Planta de motores de Eisenach, siguiendo la costumbre soviética de denominar la fábrica por su emplazamiento), para posteriormente pasar a formar parte del gran conglomerado estatal de IFA. En 1955 comienza a producir modelos propios -no basados en BMW, pero si "inspirados" en diseños de DKW anteriores a la guerra-, que se comercializan como Wartburg, nombre de un castillo cercano. Bajo esta marca se produjeron, a parte del modelo 353, su antecesor, el 311 (1956-1965) y su sucesor, el 1.3 con motor Volkswagen de cuatro tiempos, que tuvo una breve vida de sólo tres años (1989-1991). Tras la caída del muro la factoría pasó a manos de Opel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario