Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

sábado, 11 de mayo de 2013

Fiat Multipla taxi Barcelona

Sinceramente, ignoro si alguna vez existió un Multipla entre los taxis de Barcelona, pero no me preocupa mucho. Reconozco que  quizá sería más históricamente coherente que esta maqueta luciera los colores verde y negro de los taxis milaneses o turineses, pues el Multipla fue durante los 60 y 70 el taxi italiano por antonomasia; pero bueno: a lo hecho, pecho...

La maqueta
Realizada a partir de la referencia 2031 de Eko, se ha pintado con los colores negro y amarillo, detallado los pilotos, faros y cromados y colocado las placas de matrícula.

Maqueta: Fiat Multipla
Fabricante: Eko
Escala: 1/86
Año de realización: 2008

El Fiat Multipla, pionero del monovolumen

Hoy en día cualquier fabricante de automóviles orientado en mayor o menor medida al gran público tiene entre su catálogo de productos algún monovolumen, de tal manera que estos se han generalizado en los últimos años como vehículos familiares. Pero hubo una época en que esto no era así. Los orígenes del monovolumen moderno se encuentran en varios modelos surgidos en los años 80. En Europa, el primero fue el Renault Espace, lanzado en Francia en 1984, aunque desarrollado a partir de un proyecto de Matra de los 70. Al otro lado del charco, dos modelos de la Chrysler Corporation: el Plymouth Voyager (1974) -introducido en Europa en 1988 bajo la marca Chrysler- y el Dodge Caravan. Pero antes de todos ellos, habían sido los japoneses los primeros en atreverse a llevar a la práctica esta idea europea de vehículo monovolumen, con los Nissan Praire (1982), Mitsubishi Space Wagon (1983) y Honda Civic Shuttle (1984).

Aunque por mucho que todas estas marcas nos traten de vender la burra de la paternidad de su original concepción, lo cierto es que varias décadas antes otras firmas ya habían desarrollado proyectos similares. Una de ellas fue Fiat, que en 1956 presentó el Multipla que hoy protagoniza esta entrada. Pero tampoco fue la única ni la primera, pues en 1932 el norteamericano William Stout diseñó un curioso monovolumen primitivo llamado Scarab, o incluso habría que tener en cuenta el Alfa Romeo 40/60HP de 1914 construido por el conde Ricotto.

El Fiat Multipla era una versión para 6 pasajeros basada en la variante comercial del Fiat 600, el 600T. Con un diseño verdaderamente original y simpático, aprovecha la disposición trasera del motor para situar la fila de asientos delanteros muy avanzada, lo que le permite exprimir al máximo los escasos 3’5 metros de longitud colocando tres filas de asientos para dos personas cada uno. Las características particulares de este vehículo le dotan de una gran versatilidad tanto para el trabajo como para el ocio. Inicialmente montaba el motor de 633 c.c. del 600N, pero poco después se le sustituyó por el del 600D, algo mayor. Su producción duró hasta 1966, aunque tres décadas después Fiat recuperara el mítico nombre para un controvertido -dejémoslo ahí- modelo.
Fiat Multipla (1956-1966)
Cilindros: 4 en línea,
Cilindrada: 767 c.c.
Compresión: 7'5:1
Potencia: 29 CV
Alimentación: carburador Bressel 28 ICP-I
Cambio: 4 velocidades + MA, 
Velocidad máxima: 95 Km/h

En nuestro país Seat llegó a barajar la posibilidad de fabricar la versión española del Multipla en 1959, pero acabó descartándola al considerarla poco rentable. Así que los únicos ejemplares que rodaron por aquí eran marca Fiat. Al parecer la cifra de unidades importadas desde Italia fue de un centenar. Como apunte intrahistórico castellonero, señalar que uno de esos Multipla fue a parar a la capital de la Plana, concretamente al restaurante "La Magdalena", que la familia Amat regentaba junto a la N-340.

No hay comentarios:

Publicar un comentario