Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

lunes, 20 de mayo de 2013

Renault Dauphine "Policía Municipal Valencia"

Habrá personas a las que el hecho que un ayuntamiento se dedique a conservar algunos vehículos clásicos de su parque móvil les parecerá un nuevo ejemplo de despilfarro público en los tiempos que corren. A otras les parecerá una medida estupenda y no dudarán en elogiar a una institución española que se preocupe de preservar su patrimonio histórico, cosa extraña en nuestro acomplejado solar patrio. Y a otras, como siempre, les dará igual.
La cuestión es que la Policía Local de Valencia dispone, en sus instalaciones de la avenida del Cid, de un interesante museo sobre la historia del cuerpo en el que se exhiben, junto con armas, uniformes, documentos y condecoraciones, varios vehículos policiales. Entre ellos se encuentran algunas motocicletas (Ducati, Sanglas) y tres turismos Renault: un R-4, un R-6 y un Dauphine, que represento en la maqueta correspondiente a esta entrada.
Parece ser, como se aprecia en fotografías de la época, que a mediados de los 60 la Policía Municipal de Valencia dispuso de algunas unidades de este modelo en su flota, destinados principalmente para el uso de los mandos.
El museo merece por sí mismo una visita, que resultará especialmente grata a los que, como yo, nos gustan esos viejos cacharros, y quizá aún más si visten uniforme. Para los que les pille lejos, les adjunto el enlace: http://www.policialocalvalencia.es/21379_PLV_03_MUSEO.htm

La maqueta
Realizada a partir de la referencia 2025 de Eko, se ha pintado de negro las partes correspondientes, añadido un rotativo azul en el techo, y decorado con las matrículas y las calcas caseras.
Maqueta: Renault Dauphine

Fabricante: Eko

Escala: 1/86

Año de realización: 2012

El Renault Dauphine, el "delfín" de la Régie.
El Dauphine se presentó en el Salón de Ginebra de 1956, y continuaba la saga de vehículos "todo atrás" que la Régie había iniciado con el 4 CV. Se plantea como un vehículo familiar a caballo entre el popular 4/4 al que sucede y el más lujoso Frégate. Con un diseño de Barthaud y Ousset, goza de gran popularidad en Francia y participa en numerosas competiciones deportivas como los rallies de Montecarlo, las Mil Millas o Córcega.
A España llegó en 1959 de la mano de FASA, ocupando prácticamente en exclusiva el nicho de mercado existente entre los modelos más económicos como el 600 o el 4/4 y el lujoso 1400. Su precio inicial fue de 116.800 pesetas, caro para los sueldos de entonces pero asequible para más de un bolsillo ahorrador. En América se inició su fabricación en 1959 en São Paulo por Willys Overland, y en Santa Isabel un año después por IKA.
La gama se iría completando posteriormente con el Gordini -su versión deportiva- y el Ondine -el modelo de "lujo"-. El primero nació en Francia en 1958, iniciándose su producción en Valladolid en 1961 y en Santa Isabel en 1962. Lucía el nombre del prestigioso preparador galo Amédée Gordini, que modificó la culata y otros componentes del motor para que rindieran 8 caballos más, lo que ya es bastante en un coche que pesaba poco más de 600 kilos, y que le servían para superar los 120 km/h.
En cuanto al Ondine fue presentado en 1961 en Francia y al año siguiente en España, y constituía una versión "mejorada" del Dauphine, con cuatro velocidades y mejores acabados tanto en el interior como en el exterior.
Es inevitable hablar de Dauphine sin hacer referencia a la leyenda negra que se acabó forjando en España, y que dura en muchos casos hasta la actualidad, hasta el punto que llegó a recibir el dudoso apelativo de "coche de las viudas".
La razón supuestamente de esta macabra fama era la posición trasera del motor que generaba un desequilibrio de pesos, lo que unido a una potencia bastante significativa para la época (31 CV para 650 Kg), hacía que el Dauphine-Ondine (y como no el Gordini, el más potente) tuviera una irrefrenable tendencia a salirse en las curvas. No es que la fama fuera del todo inmerecida, y venía bien colocar un saco de 25 Kg en el maletero. Pero desde luego era más culpa de la penosa red viaria española y de la inexperiencia al volante de los conductores españoles, que acababan de pasar como aquel que dice de la tartana a un automóvil que superaba los 100 Km/h, que del pequeño Renault.
En América se fabricó 
Renault Dauphine (1964)

Motor: Ventoux, trasero de cuatro cilindros longitudinales

Cilindrada: 845 c.c.

Potencia: 32 CV a 4500 rpm

Carburador: Solex 28 IBT

Transimisión: Tres velocidades + MA

Velocidad máxima: 115 Km/h

Fuentes: Gimeno Valledor, Pablo. Fasa Renault y los "todo atrás" fabricados en España. CiE, Madrid, 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario