Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

viernes, 14 de junio de 2013

Citroën DS 19 "Charles De Gaulle"

El "Tiburón"

París, 22 de agosto de 1962. A las 8:20 horas de la tarde, 12 francotiradores del OAS apostados en Petit-Clamart acribillan el Citroën DS negro en el que viaja el general Charles De Gaulle. Las balas revientan los neumáticos traseros, pero el vehículo sigue adelante, hasta escapar de la emboscada.

Pocos automóviles pueden presumir de haberle salvado la vida a un presidente de la República francesa. Y es que de no ser por su particularísimo sistema de suspensión hidroneumática y la estructura trapezoidal de su bastidor, los hombres de Bastien Thiry habrían logrado su objetivo.

Pero estas no son las únicas peculiaridades de un vehículo que se adelantó a su tiempo. Presentado en el Salón de París de 1955, acaparó todas las miradas y logró alcanzar las 12000 ventas en su primer día de existencia pública, llegando a perdurar en el mercado hasta dos décadas después.

Y no era únicamente su peculiar estética, obra de Flaminio Bertoni, que le valdría en nuestro país el apelativo de "tiburón", sino una larga lista de novedosísimos sistemas, basados la mayoría en torno al sencillo planteamiento del ingeniero Paul Magés: un circuito hidráulico de alta presión, que interacciona en el interior de unas esferas con dos cámaras separadas, en la otra de las cuales existe nitrógeno, estableciéndose una relación de presión-compresión entre ambas. El sistema permite eliminar los elementos mecánicos tradicionales de la suspensión, y aprovechar la alta presión del circuito hidráulico para comandar el servofreno, la servodirección y la caja de cambios semiautomática. Esto permite una estabilidad perfecta, manteniendo constante la altura del coche y brindando a sus ocupantes un confort de marcha sin igual y una seguridad a prueba de atentados, hasta el punto de poder circular con únicamente tres ruedas.

Además, tiene el techo de fibra de vidrio, el capó de aluminio, y los faros direccionales. ¡Y todo esto en un coche de 1955! Sinceramente, me siento incapaz de imaginar los artilugios que debería llevar un coche actual para igualar la revolución que supuso el DS en su época. Su principal baza fue la escasa motorización, de 1911 c.c. y 75 CV, insuficientes para un vehículo de estas características y que aspiraba a rivalizar con las mejores berlinas de entonces. Entre otros lugares,  el DS fue fabricado en la planta portuguesa de Mangualde entre 1966 y 1973, con algo menos de tres mil unidades producidas.

Ficha técnica: Citroën DS 19 (1961-1963)
Motor: longitudinal delantero (tracción), Cilindros: 4 en línea, Cilindrada (diámetro x carrera): 1911 c.c. (78x100 mm), Compresión: 8,5:1, Potencia: 75 CV a 4500 rpm, Par máximo: 14,5 mkg a 3000rpm   Alimentación: carburador invertido doble cuerpo Solex, Refrigeración: por líquido, Cambio: hidráulico, de 4 velocidades + MA Velocidad máxima: 150 Km/h 
Este texto, que publiqué el 29 de julio del pasado año en Castellón Diario, sirve de extensa introducción para la maqueta que presento en la entrada de hoy, el DS presidencial al que me refiero en el primer párrafo.
La maqueta

Realizada sobre la referencia 19002 de Wiking, su transformación ha sido muy simple, consistiendo en pintarla de negro, detallar las manecillas de las puertas, pilotos e intermitentes, matrícula, etc. y colocarle la bandera francesa sobre la aleta delantera derecha.
Maqueta: Citroën DS

Fabricante:Wiking

Escala: 1/87

Año de realización: 2009



No hay comentarios:

Publicar un comentario