Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

sábado, 30 de noviembre de 2013

Fiat Nuova 500 F

En medio del caos romano

Un caos reptante de coches, camiones, autobuses y tranvías rueda sobre las calles adoquinadas. Un enjambre de motocicletas pulula entre los vehículos mostrando un desprecio manifiesto por la vida, sólo comparable al de los peatones que cruzan despreocupadamente las congestionadas plazas y avenidas. Atrapada en el tumulto, una ambulancia profiere horribles execraciones sonoras, como estas: (http://www.youtube.com/watch?v=F0ITzn__GOo) . De repente, se escurre con sorprendente agilidad un diminuto Fiat 500, escabulléndose del atolladero con alguna impensable maniobra. Es pequeño, muy pequeño. Blanco, o de algún color vivo. Y aún luce una vieja matrícula de letras blancas sobre fondo negro.

Esto podría ser un breve esbozo de mis impresiones automovilísticas de Roma, una de las ciudades con el tráfico más caótico de Europa, donde conceptos como carril o prioridad de paso sucumben ante la ley del más fuerte. O del más ágil en todo caso. Se entiende que una ciudad de varios millones de habitantes, enormemente dispersos para más Inri, y con una red de metro limitadísima por la riqueza arqueológica de su subsuelo, tenga graves problemas de movilidad. Pero de ahí a la aberrante realidad de sus calles hay un buen trecho. Tampoco parece que existan iniciativas públicas para solucionar esta situación, ni siquiera algunas tan simples y comunes como calles peatonales o carriles bus. Aunque dudo mucho que un automovilista romano fuera capaz de respetarlos.

Por eso llama más aún la atención presenciar como un considerable número de pequeños Cinquecento, con varias décadas a sus espaldas, continúen desenvolviéndose diariamente entre la algarada. Es, con diferencia, el clásico más numeroso de las calles romanas, y ha llegado a convertirse en uno de los modernos símbolos de la urbe. Pero, a diferencia de nuestros 600, que en la actualidad gozan en su mayoría de una apacible jubilación limitada a escapadas domingueras, los 500 romanos siguen día a día dando guerra. Y la suya no es una batalla precisamente fácil.

El 500, un número legendario para Fiat.

El primer 500 fabricado por la firma turinesa data de 1936, y nació para satisfacer la creciente demanda de turismos económicos existente en Europa desde mediados de los años 30. Disponía de un motor de 569 c.c que rendía 13 CV y se vendía por 8.900 liras. Su popularidad fue enorme, y se le apodó “Topolino” por la forma de su capó, que recordaba a un pequeño roedor. Se fabricaron miles de unidades de este modelo, que fue variando su aspecto y aumentando ligeramente su potencia. En 1957 apareció un modelo totalmente renovado, el Nuova 500, de formas similares al 600 pero de tamaño y cilindrada algo inferiores. Ofrecía espacio para cuatro ocupantes y disponía de un motor trasero prácticamente idéntico al del Topolino, pero con 479 c.c y 15 CV. Sus reducidas dimensiones le conferían, pese a su escasa potencia, grandes habilidades para callejear entre el denso tráfico de las ciudades italianas, y se llegó a fabricar bajo patente en múltiples países, alcanzando en 1976, año en que cesó su producción, la ingente cifra de 2'5 millones de unidades. En 1991, Fiat recuperó el número -aunque esta vez escrito con letras- para nombrar a su nuevo utilitario, un pequeño hatchback diseñado por Giugiaro, con motores de alrededor de un litro de cilindrada y sobre unos 40 CV de potencia. En la actualidad, el 500 sigue dando nombre a uno de los modelos de la casa italiana más acertados de los últimos años, con un diseño retro inspirado en el Nuova, pero con motor delantero transversal y un sinfín de opciones para poder personalizarlo a gusto del cliente.

Ficha técnica: Fiat Nuova 500 F (1965-1968)

Principales rasgos distintivos: apertura normal de las puertas y parabrisas más amplio

Motor: traero, dos cilindros en línea

Cilindrada: 499'5 c.c.

Compresión: 7'1:1

Potencia: 18 CV a 4600 rpm

Par máximo: 3'1 mkg a 3000 rpm

Refrigeración: por aire

Transmisión: 4 velocidades sincronizadas + MA

Velocidad máxima: 95 Km/h

Consumo: 5'5 litros/100 Km

Relación peso/potencia: 28'8 Kg/CV

La maqueta
Se trata de la referencia 48703 de Busch, adquirida en Roma como recuerdo de un reciente viaje. Se mantiene prácticamente original, únicamente le he detallado los intermitentes traseros y colocado las placas de matrícula.
Maqueta: Fiat 500 F

Fabricante: Busch

Año de realización: 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario