Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

viernes, 1 de noviembre de 2013

Pegaso 1061 "Armada Española"

Los camiones aeroportuarios constituyen una clase muy particular dentro del grupo de los vehículos industriales por su peculiar diseño y soluciones constructivas y, en algunos casos, por sus dimensiones fuera de lo común, al estar limitada su circulación a los recintos cerrados que son los aeropuertos y bases aéreas. Hace ya varios años que leí los diversos posts que el gran aficionado Isidoro Hernández publicó en el foro http://www.camionesclasicos.com/ dedicados a los vehículos Pegaso que formaron -y forman- parte del parque móvil de la Armada Española. En su conjunto constituyen un documento excepcional con interesantísimo material sobre el tema, mostrando ejemplares tan singulares como el extraño “Cabezón” que me decidí a reproducir en maqueta.

Se trata de un Pegaso 1061 cisterna destinado en el antiguo helipuerto de Santa Ana (Cartagena). Según se deduce de su rotulación, transporta JP-5 (ó F-44, según su denominación OTAN), un combustible derivado del queroseno desarrollado específicamente en 1952 para su utilización en los reactores embarcados en portaaviones, ya que reduce el riesgo de incendio y explosión, al tener un punto de inflamabilidad superior a 60ºC. Porque no sé si recuerdan que, hasta febrero de este año, España tenía portaaviones. ¿Ahora se acuerdan, verdad? Pues los aviones que iban en el “Príncipe de Asturias” usaban JP-5, así como los helicópteros.
También conviene recordar que unos siglos antes del portaaviones, sobre el XVI año arriba, año abajo, la Armada Española era a la sazón la más poderosa del mundo, y creó el primer cuerpo de Infantería de Marina, en 1537, por mucho que nos parezca que eso de los marines sea un invento yanki. Pero ya saben aquello de que con los Austrias y con los Borbones perdimos nuestras posesiones... Aún así, posteriormente la Armada también hizo sus pinitos, no se crean: fue la primera en usar fragatas, e inventó el destructor y el submarino. En general puede decirse que hasta el siglo XIX estuvo entre las tres primeras del mundo. Después vino lo de Cuba y todo aquello, pero también realizó el primer desembarco anfibio de la historia, en Alhucemas, en 1925. Luego tuvimos un portaaviones, y ahora pues... pues eso. ¡Pero pelillos a la mar, que la roja es campeona del mundo!

En cuanto al Pegaso que nos ocupa, su característica más distintiva es que se trata de un modelo único de cabina corta, que permite aumentar la capacidad de la cisterna, a parte de otros rasgos típicamente aeroportuarios como las mangueras laterales, o el tubo de escape en la parte inferior del frontal.
Características técnicas: Pegaso 1061 LA

Motor: Pegaso 9105/17. Diésel 4 tiempos. 6 cilindros en línea.

Cilindrada: 10.518 c.c.

Compresión: 16:1

Potencia: 200 CV a 2000 rpm

Par máximo: 75 mkg a 1100 rpm

Caja de cambios: 4 x 2 velocidades + MA

Velocidad máxima: 85 Km/h

Longitud: 8095 mm.

Tara (bastidor y cabina): 5875 Kg.

MMA: 20.000 Kg

La maqueta

La realización de esta maqueta entraña cierta dificultad, por las numerosas transformaciones que hay que realizar. Se parte de la referencia de Eko 2094, que reproduce un Pegaso Barajas cisterna. Se aprovecha el chasis prácticamente sin modificar, recortándole un poco el voladizo trasero. De la cisterna hay que desmontarle la base, utilizando únicamente la cuba. A los lados del chasis se le montan unos rollos de mangueras y un extintor, procedentes del paquete de complementos de bomberos ref. 31010 de Preiser, y las ruedas se sustituyen por otras con llanta de artillería de la casa Haxo. El grueso del trabajo radica en la cabina, que hay que transformar de “Barajas” a “Cabezón”. Para ello hay que modificar la parte trasera, recortándola -respetando los pasos de rueda- para dejarla recta y más corta de lo habitual, tal y como resulta en el modelo real. El conjunto se ajusta y se cierra con una lámina de Evergreen, al que hay que practicarle dos orificios ovalados. En el frontal hay que darle la vuelta al conjunto de faros y calandra, recortando toda esa zona (de lado a lado y por el primer corrugado) y volviéndola a pegar, pero al revés, rellenando los agujeros con masilla y pintando el conjunto. Por último se completa con algunos detalles: interior, tubo de escape, retrovisores, limpiaparabrisas, escalerilla, placas de matrícula y ADR, etc. Para rematar se decora, en este caso con calcas artesanas.
Maqueta: Pegaso 1061 cisterna

Fabricante: Eko

Escala: 1/86

Año de realización: 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario