Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

sábado, 28 de diciembre de 2013

Mercedes-Benz Vito "Policía Local Castellón"

Hace unos meses, el gobierno anunció las medidas de la nueva ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, mediante las que pretende eliminar algunas de las duplicidades y triplicidades de competencias que ya en su día criticaron alcaldes como el distinguido primer edil bilbaíno Iñaki Azkuna. Bien estará si sirve para acabar con esa auténtica sangría para las arcas de tantos ayuntamientos españoles; mal si -como me temo- acaba repercutiendo en la disminución de importantes servicios públicos esenciales para muchos ciudadanos, especialmente los más desfavorecidos.
Está claro que es completamente disparatado, insostenible y, en muchas ocasiones, de consecuencias absolutamente kafkianas para el ciudadano -que se ve inmerso en una absurda peregrinación por ventanillas de las más variopintas administraciones cual personaje de Larra, sin obtener resultado alguno- que una misma competencia sea gestionada por hasta tres y cuatro administraciones distintas. Se trata de una flagrante anomalía en la organización del Estado que supone un auténtico lío para el ciudadano, un despilfarro para la hacienda pública, una obstrucción del funcionamiento administrativo y ¡ay! un chollo para los politiquillos lugareños que, ensalzados en fatuos gobernadores de sus micro ínsulas, se ven con poder de hacer y deshacer, asignar despachos y comisiones a go-go, enchufar a sus amiguetes y -en el peor de los casos-, malversar y prevaricar.

Pero, a pesar de las promesas de esta nueva ley, parece que aún quedan muchas duplicidades por erradicar. Por ejemplo, mientras tantos mayores ven peligrar su asistente social, muchos ayuntamientos disponen de un cuerpo policial municipal completamente desproporcionado, que asume competencias que no le son propias, al mismo tiempo que se inventa cuerpos auxiliares para realizar aquellas funciones que sí le corresponden. En los años 80, muchas policías municipales implantaron un turno de noche destinado a importantes y arriesgadas misiones como multar a los que se meaban por las calles, como irónicamente cantaba Tom Bombadil. Para tan osado encargo destinaron a sus mejores hombres, los municipales más macarras de todo el pueblo. En el caso de Castellón, en poco tiempo se les conoció como "los hombres de Harrelson", en alusión a la famosa serie americana de los 70, por lo motivados que resolvían sus irrisorios cometidos -con alguna que otra acusación por presunta brutalidad- y lo bien equipados que se les veía, cual unidad especial del SWAT de Steve Forrest. Y así hasta hoy.

Todo esto sería incluso gracioso si no fuera porque los bolsillos de los contribuyentes ya están manteniendo un cuerpo policial -el Cuerpo Nacional de Policía, con sus unidades especializadas correspondientes- destinado específicamente para estas funciones de orden público y seguridad ciudadana, respecto a las cuales la policía local tiene una función de mera colaboración "cuando sean requeridos para ello" (art. 53 de la L.O. 2/86). Pero además resulta que esos GEOS de barrio disponen para realizar sus espectaculares controles de ITV y micciones callejeras de unos materiales y salarios que ya quisieran para sí los policías nacionales, que son los que acabarán acudiendo cuando la cosa se ponga fea de verdad. Y eso pues claro, quieras que no acaba generando ciertas envidias...

Entre ese material está el vehículo que representa la maqueta de esta semana, la Mercedes-Benz Vito de la Unidad de Controles y Cometidos Especiales de la Policía Local de Castellón, creada en la reorganización del cuerpo que el ayuntamiento realizó en 2005. A finales de la pasada década, con la renovación del parque móvil por el nuevo sistema de renting del que les hablé el 29 de septiembre, fue sustituida por dos Peugeot Jumpy, que a su vez acaban de ser relevadas por dos Renault Trafic. La Vito mientras tanto pasó a vehículo de apoyo de la Unidad Ciclista, hasta que recientemente fue sustituida por una Nissan NV200, destinándose la Vito a los agentes de movilidad urbana.

La Vito, la estrella de tres puntas alavesa.

En 1996 la fábrica vitoriana de Mercedes-Benz lanzó la Vito (W638), el modelo destinado a suceder a la exitosa serie MBN. Todo un reto que se superó con creces con esta furgoneta media de tracción delantera basada en la VW T4. En 2003 se presentó la segunda generación (W639), de líneas más estilizadas, propulsión trasera o total, tres longitudes y una amplia oferta de motorizaciones gasolina y diésel entre los 88 y los 258 CV. Se comercializa también una versión para pasajeros denominada Viano, encuadrada en los monovolúmenes de alta gama.
Ficha técnica: Mercedes-Benz Vito 111 CDI
Motor: OM 646
Cilindrada: 2148 c.c.
Potencia: 109 CV
La maqueta

Realizada a partir de un modelo Herpa, para su transformación se ha desmontado y pintado de blanco y azul, tintado las ventanas traseras de negro, rotulado con calcas artesanas y de Trenmilitaria, detallado diversos elementos y colocado un puente Vector de siete elementos de Herpa.
Maqueta: Mercedes-Benz Vito W639
Fabricante: Herpa
Año de realización: 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario