Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

sábado, 11 de enero de 2014

Autonacional Biscúter


A principios de los años 50, España intentaba a duras penas resurgir de una guerra fratricida que la había dejado en ruinas, pero la ya de por sí difícil recuperación se veía entorpecida aún más por el conflicto bélico por el que estaba atravesando el mundo entero. La falta casi total de combustibles y vehículos y las infraestructuras destrozadas por la guerra, hacía de la necesidad de transporte un auténtico problema nacional. La economía de las familias españolas era paupérrima, lo que impedía el acceso a un medio de locomoción de lujo como era el automóvil. Esta situación propició el florecimiento de numerosas pequeñas marcas de motocicletas, que resolvían la movilidad individual y familiar a un coste asequible. Muchas no pasaron de ser simples bicicletas adaptadas en cualquier taller de barrio, pero otras alcanzaron fama en algunos casos incluso internacional, del brazo de los triunfos deportivos, convirtiéndose en marcas de renombre. Junto a estas, surgieron algunas interesantes e ingeniosas iniciativas para dar una respuesta económica al problema de la movilidad, partiendo de los limitados recursos disponibles: los microcoches. Del casi medio centenar de marcas que aparecieron por toda la geografía nacional (en Barcelona y Madrid principalmente), sólo unos pocos lograron cierto éxito comercial, que lógicamente se fue apagando a medida que se consolidaba el Seat 600.

De entre ellos el más destacado es, sin lugar a dudas, el Biscúter. Pese a haber sido diseñado en Francia a finales de los años 40 por Gabriel Voisin, este prestigioso ingeniero no logró encontrar en su país a ningún fabricante que llevara a cabo su producción. En cambio, en España, la firma Autonacional S.A se mostró sumamente interesada en esta "zapatilla" con ruedas, adquirió la patente y, durante algo más de un lustro, lo produjo en su fábrica de Barcelona.

La simplicidad de este microcoche era máxima: una diminuta carrocería descapotable, sin puertas ni ventanas, propulsada por un motor monocilíndrico Hispano-Villiers (el mismo que montaban la mayoría de microcoches de la época), frenos por cable, sin marcha atrás y una peculiar transmisión a la rueda delantera derecha. Su ligereza era tal que permitía aparcarlo "a mano" -levantándolo, literalmente- pero también hacía aconsejable cargar el coche con un saco de arena en los días ventosos.

Permitió motorizar a muchas familias españolas, que no podían permitirse un turismo de verdad pero que, tras muchos sacrificios, deseaban moverse en algo más de dos ruedas. A parte de la carrocería "cabriolet", se ofrecía en versiones familiar y furgoneta, junto con las creaciones de algunos carroceros. El material para su construcción fue originalmente el aluminio, pero ante la escasez y carestía de este ligero metal se optó por el acero, procedente de bidones de aceite -ríanse ustedes del reciclaje-.
Ficha técnica: Autonacional Biscúter 100C
Motor: Hispano-Viliers, delantero, dos tiempos
Cilindrada: 197 c.c
Diámetro x Carrera: 59 x 72 mm
Compresión: 7'5:1
Potencia: 9 CV
Transmisión: 3 velocidades
Tara: 240 Kg
Velocidad máxima: 76 Km/h

La maqueta

Se trata de una de las novedades con las que la renovada casa barcelonesa Toyeko (http://www.toyeko.com/) nos sorprendió gratamente el pasado año y que, de seguir por esa línea, nos permite aventurarle un próspero 2014, ofreciendo al aficionado modelos clásicos nacionales olvidados por las grandes firmas alemanas. Este modelo en concreto corresponde a la referencia 2153, tiene un acabado muy logrado y, además, está presentado de una manera muy correcta, en una caja decorada con una fotografía de la época, como tanto nos gusta a los frikis de estas cosas.
En este caso particular he querido rendir un homenaje al primer automóvil que tuvo mi familia, por lo que simplemente le he detallado los faros y colocado las placas de matrícula correspondientes.
Maqueta: Biscúter
Fabricante: Toyeko
Año de realización: 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario