Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

sábado, 1 de marzo de 2014

Chevrolet Impala '77 "Police Academy"

Dice Homer Simpson en cierta ocasión: "Soy un hombre blanco de entre 18 y 49 años. Todo el mundo me hace caso sin importar lo estúpidas que sean mis sugerencias". También dijo otro sabio que es en la adolescencia cuando se determinan, en gran medida, los gustos musicales de un sujeto, de manera que a lo largo de su vida su música favorita es principalmente la de su juventud.

Por eso, y relacionando entre sí estas afirmaciones aparentemente inconexas, es fácil darse cuenta de que cuando una generación llegue a esa edad cercana a los 40 en la que se supone que alcanza su máximo poderío social y económico, volverán a ponerse de moda de forma casi milagrosa aquellos ritmos que marcaron su juventud. En la actualidad, ese rango de edad está ocupado por los nacidos durante la primera mitad de los 70, y que vivieron sus años mozos durante los prolíficos 80. Y, casualmente, son algunos grupos de esta década los que están de nuevo desde hace unos años en primera línea, como Hombres G, Seguridad Social, Mecano y tantos otros.

Ante este hecho, uno hace inevitablemente la analogía y siente cierta curiosidad por ver cómo, dentro de unos años, cuando los nacidos en los 80 se asienten en la cuarentena (D.m.), emerjan desde las cavernas rememberas aquellos éxitos de los 90, y éstos se empiecen a escuchar en las principales emisoras y en los garitos de puretas, donde los viejos pastilleros supervivientes acudirán, gordos y calvos, a tomarse sus gin-tónics con pepino mientras escuchan el Máquina Total.

Pero lo cierto es que, hoy por hoy y hasta nueva orden, los 80 molan, tío. Pero no sólo de música se forja una generación, también de moda y, por supuesto, de cine. Y de cine del bueno, con grandes películas en todos los géneros, que marcaron hitos en la historia del séptimo arte. Especialmente acertado y fecundo para la comedia americana fue el año 1984, cuando se estrenaron “Los cazafantasmas”, con Bill Murray y Dan Aykroyd y “Loca Academia de Policía”, una comedia desmadrada e imprescindible, que por desgracia no supieron parar a tiempo, explotándola hasta la saciedad en 7 secuelas 7, una serie de dibujos y otra de televisión. A pesar de esto, si eras niño y te gustaban las pelis de polis, disfrutabas de lo lindo con las aventuras de Mahoney (Steve Guttenberg), el comandante Lassard (George Gaynes) y toda la panda. 

La maqueta

Salían además en aquellas películas esos enormes coches patrulla americanos, blancos y negros, que siempre estaban volcando y derrapando en frenéticas persecuciones. De todos ellos hubo un modelo que, para mí, se convirtió en estereotipo del coche patrulla americano: el Chevrolet Impala. Y, de la misma forma que pasó con la CAT 225 de la semana pasada, la razón fue un juguete, el Impala en miniatura que fabricaba por entonces Majorette. Pronto se convirtió en uno de mis coches favoritos, y me alegré mucho cuando, años después, descubrí que la casa Classic Metal Works comercializaba una maqueta a 1/87 de aquel mítico Chevrolet. Decidí hacer con ella un pequeño homenaje a esa película que tantas veces había visto en mi infancia, así que la pinté de blanco y negro, le coloqué un puente de luces rojas y azules y unos focos auxiliares (ref. 49962 de Busch), le detallé luces, pilotos y manecillas y la decoré con calcas artesanas reproduciendo el emblema de la Academia de Lassard.
Maqueta: Chevrolet Impala '77
Fabricante: Classic Metal Works
Año de realización: 2011

El Impala

El Impala es un modelo emblemático de la marca Chevrolet producido durante casi medio siglo. Mucho ha evolucionado desde aquellos delirios aeroespaciales cromados de 5 metros y medio al actual amasijo de plástico coreano ensamblado en Canadá y que representa el tope gama actual de Chevrolet. Pero el modelo que interesa ahora, pues es el representado en la maqueta, corresponde a la 6ª generación, producida entre 1977 y 1985 en varias factorías norteamericanas y, por primera y única vez, en la de Caracas, que por entonces también producía el Caprice. Surgieron pues de una crisis, la del petróleo de 1973, que sumió en serias dificultades al grupo General Motors, que perdió el liderazgo mundial a manos de Toyota. El alza del precio del combustible obligó a replantear los nuevos modelos desde una perspectiva más ahorrativa, introduciendo motores más pequeños (V6, no se vayan a creer) y reduciendo las dimensiones del vehículo (30 cm más corto y 10 cm más estrecho), que presentaba una apariencia en general más austera.
Fue un modelo muy utilizado como taxi y coche patrulla, existiendo una versión especial, la 9C1, para este último cometido, cuyas características eran:
Modelo: Chevrolet Impala '77 9C1
Motor: gasolina V8
Cilindrada: 5730 c.c.
Potencia: 172 CV a 3800 rpm
Par máximo: 366 Nm a 2400 rpm
Transmisión: Turbo Hydra-matic 3 velocidades
Velocidad máxima: 190 Km/h

No hay comentarios:

Publicar un comentario