Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

viernes, 14 de marzo de 2014

Dodge Dart "Guardia Civil de Tráfico"

Pretendía erigirse como fastuoso símbolo de la flamante y triunfal Barreiros, pero acabó siendo uno de los principales motivos de su desaparición. Se trata del Dodge Dart, la mayor berlina fabricada -más bien ensamblada- en España desde los años 30, un enorme turismo de 5 metros puramente norteamericano que no encajó en las más modestas necesidades y capacidades del mercado automovilístico español de los años 60 y 70.

Fue el producto de las ensoñaciones americanófilas de la España desarrollista de los años 60, los anhelos de un país que abandonaba los viejos y recios valores y se entregaba de brazos (y piernas) abiertos, de la mano de sus ministros tecnócratas, a las avarientas fauces de la plutocracia internacional, mezquinamente camufladas en los fulgurantes halos del american way of life.
Claro que también se puede ver este proceso, que culminaría años después de la Transición, como el de modernización e integración de España en la comunidad internacional, eso ya cada cual con sus ideas... pero lo cierto es que esos sueños de modernidad, mezclados con la rancia realidad de buena parte del país, provocaba curiosas y siniestras realidades chirriantes que, a veces, acababan tornándose en pesadillas, como la que padeció Barreiros por culpa del Dodge Dart.

De los pormenores de este vehículo ya hablaré otro día, por ahora la ocasión me viene que ni pintada para meterles la segunda parte de un artículo sobre la persona de don Eduardo Barreiros, que ya les presenté en este blog el 18 de abril de 2013 y que publiqué el 3 de agosto de 2012 en el periódico "Castellón Diario".

Eduardo Barreiros, el Henry Ford español (II)

Conseguidas las ansiadas licencias, Barreiros consiguió derribar las barreras que le impedían consolidarse como el gran industrial de la automoción en España. El crecimiento fue espectacular, pues supo aprovechar los huecos de mercado que ENASA, con su funcionamiento más lento y burocrático propio de la empresa estatal, dejaba.

Anteriormente al año 60 ya había podido motorizar camiones polacos "Star" y fabricar mil unidades del camión Puma entre otras hazañas. Al fin en 1960 inicia la producción de tractores agrícolas Hanomag (con motor Barreiros, claro), a la que se sumaría en 1961 la fabricación de varios modelos de camiones: el militar Comando y los civiles Azor, Cóndor y Halcón, con cabinas basadas en las francesas Berliet y los autobuses y dúmpers Barreiros-AEC, produciéndose paralelamente su expansión por Portugal e Hispanoamérica. En 1962 competía en igualdad de condiciones con su gran rival Pegaso, pero el problema de liquidez debido a las letras no cobradas de la venta de los camiones le hizo buscar un socio extranjero.

En el año 1962 se renuevan los Azor y Super Azor (Víctor) con la nueva cabina "Panoramic" y se lanza la exitosa gama Saeta. Entre 1962 y 1964 la estadounidense Chrysler adquiere el 40% de Barreiros Diesel, iniciando la fabricación del turismo Simca 1000 y, en 1965, el Dodge Dart. Los reconocimientos nacionales e internacionales le llueven en esa época a Eduardo Barreiros, que continúa su expansión e introduce modernas fórmulas financieras como la venta de automóviles a plazos. En 1967 lanza la nueva cabina CP-67 que posteriormente montarán los camiones Dodge y Renault y en 1969 se inicia la fabricación del Simca 1200.

Pero en 1967 los "decretos Ford", que abrían las puertas del mercado español a otras marcas, supusieron (junto con la bajada de ventas y el fiasco del Dart) un reto para el que Barreiros no pudo lograr financiación, pasando la empresa progresivamente a manos de Chrysler hasta que en 1969 Eduardo Barreiros presentó su dimisión. Los nuevos dueños se centraron en la fabricación de turismos, reduciendo su inversión en vehículos industriales, hasta entonces la división más rentable de la empresa.

Eduardo Barreiros, lejos de amilanarse, buscó nuevos retos en otros sectores como el agroalimentario, ya que los acuerdos con Chrysler le impedían dedicarse a la automoción durante cinco años. Fundó un importante centro agropecuario en Ciudad Real y compró varias bodegas. Finalizado en 1974 el exilio automotriz, volvió al sector que fue su pasión realizando diversas investigaciones sobre los motores Diesel, que le llevaron a ganar en 1982 un concurso para la fabricación de motores en Cuba. Y allí que se fue, con más de sesenta años, a volver a empezar, a volver a "dieselizar" los motores soviéticos ZIL y a motorizar Cuba con su motor Taíno. El círculo volvió a cerrarse. En 1992 falleció en La Habana, después de haber sido nombrado en esa ciudad Doctor Honoris Causa. Actualmente su legado lo gestiona la Fundación Eduardo Barreiros.
Ficha técnica: Dodge Dart '69
Motor: 6 cilindros en línea
Cilindrada: 3687 c.c
Potencia: 145 CV a 4000 rpm
Alimentación: carburador Holley R-3271
Caja de cambios: 3 velocidades + MA
Velocidad máxima: 160 Km/h

La maqueta

Pese a ser una berlina de representación, excesiva y muy onerosa para las labores habituales de coche patrulla, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil tuvo algunas en su parque móvil, destinadas fundamentalmente al servicio en autopistas y, sobre todo, como coche de escolta. La versión representada en la maqueta corresponde a un Dart '69 de faros cuadrados, pintada con los colores representativos de la ATGC: carrocería de verde salvo las puertas delanteras que van blanco, con el emblema del Cuerpo, y un rotativo azul en el techo. La base para su realización es la referencia 2063 de Eko, pintada de la manera antes descrita y sobre la que instalalé el girofaro, detallé los cromados, manecillas, pilotos y demás y decoré con las placas de matrícula y calcas artesanas. Hubiera sido conveniente también limar todas las impurezas del plástico y eliminar las rebabas.
Maqueta: Dodge Dart '69
Fabricante: Eko
Año de realización: 2008


2 comentarios:

  1. Una maqueta muy bien realizada. Hoy por hoy hacen falta un pelotón de Eduardo Barreiros para ayudar a la maltrecha economía del país, aunque las trabas burocráticas diría que son actualmente peores.

    PD: sí, me ha dado por revisar antiguas publicaciones tuyas.

    ResponderEliminar