Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

viernes, 4 de abril de 2014

Pegaso 3046 "Consorci Provincial Bombers Castelló"

El Pegaso "egipcio"


Si el pasado 7 de febrero les hablaba en este blog  de los primeros momentos de la historia de los camiones todo-terreno 3046 y 3055, en esta ocasión voy a centrarme en la aventura africana y bomberil que vivieron durante los años 80. 
En 1981, el ministro español de Economía y Comercio, Juan Antonio García Díez, firmó un gran acuerdo comercial con el presidente de Egipto Hosni Mubarak por el que la empresa española ENASA iba a suministrar al ejército de aquel país 7.500 camiones todo-terreno del modelo 3046 y medio millar de autobuses por unos 500 millones de dólares. A este contrato se sumó otro, firmado al año siguiente por otros 44.000 millones de pesetas, por el suministro de 600 blindados BMR y otros 3.000 camiones todo-terreno más. El contrato, el más importante de la historia de ENASA y que le valió al modelo 3046 el sobrenombre de “egipcio”, estaba previsto que se cumpliera en su totalidad en diciembre de 1983, llevando entregados en febrero de aquel año unos 5.000 vehículos. Muchos de ellos aún hoy sirven en las fuerzas armadas egipcias, como los espectadores más observadores podrían apreciar en las noticias sobre las revueltas que se vienen sucediendo en el país del Nilo desde enero de 2011.

Pero aquel ingente pedido nunca llegaría a suministrarse en su totalidad, al incumplir la República de Egipto sus compromisos de pago. Finalmente quedaron más de 2.000 camiones fabricados pero sin entregar, que supusieron un auténtico problema para ENASA, que no pudo en un primer momento darles salida. Y eso a pesar de los contratos de suministro de este modelo que a lo largo de la década firmó con los ejércitos de otros países como Libia, Sudán, Perú o Somalia, o los éxitos deportivos del Dakar con Carlos del Val al volante.

La solución llegó en 1987 con el “Plan Pegaso”, un acuerdo entre ENASA y la Dirección General de Protección Civil por el cual la citada Dirección General suministró gratuitamente a comunidades autónomas, diputaciones, mancomunidades y ayuntamientos los camiones excedentarios de la fallida operación egipcia, encargándose las administraciones receptoras de su carrozado como autobombas forestales. De esta manera ENASA se libraba de un pesado lastre, y los servicios de bomberos de todo el país podían disponer de nuevos vehículos contra incendios por un tercio de su valor.
ENASA proporcionaba los chasis -de los modelos 3046 y 3046/10 (cabina doble)- a la Dirección General de Protección Civil por un precio de 6.500.000 pts, y ésta se encargaba de asignarlos a las diferentes administraciones, que corrían con los gastos de su carrozado, con un coste medio de 4.500.000 pesetas. Esta transformación debía cumplir las especificaciones básicas dictadas por Protección Civil, y recogidas en http://www.proteccioncivil.es/documents/11803/65816/10041.pdf. Las empresas que se encargaron de esta transformación fueron algunas como Fimesa, Abencor, ProtecFire o Halcón, como el caso de la maqueta que nos ocupa.
Para hacer frente a los gastos que esta operación conllevaba, la Dirección General de Protección Civil firmó una línea de crédito con el Banco de Crédito Local de 3.000 millones de pesetas, a la que podían acogerse las entidades locales para hacer frente a su parte del pago. A principios de junio de 1987 fueron entregadas las primeras unidades, que pudieron hacer frente a los incendios forestales de aquel verano.
En Castellón, la Diputación recibió en julio de 1987 tres autobombas del modelo de cabina doble 3046/10 con motobomba Fimesa, que se destinaron a Benicarló y Morella, junto con otras que se destinaron a municipios como Onda, Vall d'Uixó y Soneja, a los que siguieron otros (Jérica, Ballestar, Eslida, etc.) hasta que a mediados de los 2000 fueron retirados del servicio y enviados a África, continente al que llegaron dos décadas después de lo previsto pero con una nueva labor, afortunadamente más pacífica.

Pero la singladura de los egipcios no acaba aquí. Con el nuevo siglo, estos camiones se vieron envueltos por una inmerecida leyenda negra que precipitó su retirada y de la que se dará cuenta en una próxima entrega.

La maqueta

Representa el Pegaso 3046 con motobomba Halcón destinado como BFP 241 en el parque de la brigada rural de Eslida. El chasis y la cabina provienen de la ref. 8702 de Nimix, actualmente en el catálogo de Toyeko. El chasis no presenta ninguna modificación, sólo está pintado de negro. La cabina, en cambio, sí. Se ha reemplazado el techo de lona por uno rígido a base de láminas de Evergreen, sobre el que se han instalado dos rotativos y una sirena. En el frontal se han sustituido las luces OTAN por unos faros convencionales en el parachoques, y una luz de trabajo en el lado derecho. La motobomba es completamente artesanal, a base de láminas de poliestireno. Se aprovechan los pasos de rueda traseros del modelo de Nimix, y se completa con los carretes de manguera y otros accesorios de bomberos de Preiser. Por último, para la decoración se han empleado calcas de Trenmilitaria.
Maqueta: Pegaso 3046 BFP Halcón
Fabricante: Nimix
Año de realización: 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario