Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

sábado, 12 de abril de 2014

Seat 1500 "Policía Armada"

Con la llegada de los años 60, se consolidaba en España una nueva política económica que se alejaba cada vez más de los planteamientos autárquicos que caracterizaron los primeros años del franquismo. Esta tendencia liberalizadora, que se venía manifestando desde principios de la década anterior, permitió un rápido crecimiento económico, pero también un aumento descontrolado de la inflación a partir de 1955, con un aumento del coste de la vida en 1956 cifrado alrededor de un 15%, que la decisión gubernamental de subir los salarios no hizo sino agravar.

A esta importante subida de los precios habría que añadir los graves problemas que suponían el aumento de la deuda pública y el déficit en la balanza de pagos, que podía poner en peligro la adquisición de productos básicos y dificultó enormemente la venta en el exterior. Frente a esto, el nuevo gobierno de Carrero Blanco, con los ministros tecnócratas Ullastres y Navarro Rubio en Comercio y Hacienda, respectivamente, lanzaron en 1959 el Plan de Estabilización, adoptando una serie de medidas liberalizadoras que pretendían sacar a España de su insostenible situación económica. Sus efectos fueron inmediatos: se redujo la demanda interna y la inflación, y los precios se estabilizaron. Pero en cambio se produjo una disminución de la actividad económica y un notable incremento del paro, que obligó a muchos españoles a buscarse la vida en el extranjero. Eran los tiempos del “Vente a Alemania, Pepe”, un drama de emigración que nos vuelve a resultar muy familiar.

Pero al mismo tiempo, este Plan de Estabilización también sentó las bases para un rápido (y desmedido) crecimiento económico en nuestro país (con tasas del 7% anual), conocido como “desarrollismo”: el de la industrialización, el del turismo, el del éxodo rural, el de la americanofilia, el del 600, el de la especulación urbanística y las chabolas... Total, que en pocos años se pasó de la España de “Raza” y “La Vaquilla”, a la de “Amor a la española” y Paco Martínez Soria; del impasible y rancio ademán, a una extraña y chirriante mezcolanza de tradición casposa y exaltada modernidad. Un elemento fundamental en este proceso de transformación fue el acercamiento de Franco a las posiciones estadounidenses, una maniobra política imprescindible para la supervivencia del régimen en el nuevo panorama internacional. Y con él, vino la claudicación de los principios joseantonianos (al parecer nunca muy del gusto del general) a los postulados liberales de la plutocracia internacional, hábilmente disfrazada tras la golosina del “american way of life”. 
 
Esto, que en lo político supuso la firma de los Acuerdos de 1953, en lo social llevó a una irrupción de los usos y modas estadounidenses, también en el panorama automovilístico. El Seat 1400 C, lanzado en 1960, sustituía las redondeadas formas de las anteriores versiones por un nuevo diseño anguloso, en la línea de los modelos que surgían de las fábricas de Detroit. Con la misma carrocería, proveniente del Fiat 1800, pero con el nuevo motor de cuatro cilindros del Fiat 1500, nació en 1963 el Seat 1500, la gran berlina de Seat de los años 60 y 70, la preferida por los clientes más acomodados, pero también por los taxistas y la Policía Armada para sus respectivas flotas.

El 1500 se mantuvo en producción hasta 1972, y representa para mí uno de los vehículos más bonitos de Seat. Si bien en su motorización apenas sufrió variaciones, si introdujo algunos cambios en lo estético, destacando la incorporación del doble faro delantero en 1969.
Ficha técnica: Seat 1500
Motor: delantero, 4-L
Cilindrada: 1481 c.c.
Potencia: 72 CV a 5000 rpm
Par máximo: 11'7 Kgm a 3200 rpm
Caja de cambios: 4 velocidades + MA
Velocidad máxima: 150 Km/h

El 1500 policial

El Cuerpo de Policía Armada fue, junto con el Cuerpo General de Policía, uno de los cuerpos policiales surgidos tras la reestructuración franquista llevada a cabo en 1941. De esta manera, los antiguos cuerpos republicanos de Vigilancia e Investigación, el de Seguridad y la Guardia de Asalto dieron lugar al Cuerpo General de Policía (“la secreta”), encargada de las labores de investigación de crímenes (BIC, Brigada de Investigación Criminal) y represión política (BIS, Brigada de Investigación Social “la Social”), y la Policía Armada (“los grises”), encargada del orden público. Esta última, por su cometido, fue la más visible en la calle, destacando por el color gris de sus uniformes y vehículos. En cuanto a estos últimos, destacan junto con los famosos Land Rover y motos Sanglas, los Seat 1400 y 1500, incorporados a lo largo de los 60 al parque de radiopatrullas en sustitución de los antiguos Fiat 9HP de la postguerra. Su único distintivo visible era el rotativo azul en el techo, sobre un rótulo luminoso con la inscripción “Policía”.

La maqueta

Fue la primera modificación de una maqueta comercial que llevé a cabo, y su resultado me animó a seguir con otros modelos. Parte de la base de la referencia 2032 de Eko (actualmente http://www.toyeko.com/ comercializa un 1500 familiar de policía en su referencia 2151). Su transformación es muy sencilla, consistiendo en pintar de gris la carrocería, montar un rotativo azul sobre una pequeña lámina de plástico en el techo, y detallar faros, pilotos, manecillas, cromados y matrículas.
Maqueta: Seat 1500
Fabricante: Eko
Año de realización: 2008







2 comentarios:

  1. Muy buen articulo y muy bien resuelta la maqueta.

    ResponderEliminar
  2. El mas clásico de los grises, lo recuerdo tipo limousine, con ventana entre las puertas y tres filas de asientos. La dotación era de un inspector (secreta) que iba de copiloto mas cuatro grises incluyendo al conductor, que lucia tal insignia en el uniforme.

    ResponderEliminar