Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

viernes, 13 de junio de 2014

Volkswagen Transporter T3 "Cruz Roja Española"

Con la entrada de España en el Mercado Común, empezaron a generalizarse por nuestras carreteras modelos de diversas marcas europeas cuya presencia hasta entonces había sido meramente testimonial, debido a las políticas restrictivas para la importación. Uno de aquellos modelos era la Volkswagen Transporter, la popular furgoneta alemana que, por aquel entonces, iba ya por su tercera generación.

La Volkswagen Transporter: los primeros años
Presentada en 1949, fue desarrollada a partir de una camioneta basada en el "Escarabajo" que se utilizaba para transportar piezas por el interior de la fábrica VW de Wolfburg. Sobre aquel extraño vehículo se le fueron aplicando soluciones técnicas muy novedosas, que finalmente dieron lugar a la Transporter. Su peculiar distribución del peso (conductor y pasajeros en la zona delantera, motor en la trasera y carga en el centro) permitía un buen comportamiento sobre casi cualquier firme. Montaba un motor boxer de 4 cilindros de poco más de un litro refrigerado por aire, pero que unido a su poca resistencia aerodinámica permitía un bajo consumo y unas prestaciones correctas. Asimismo, con su refrigeración por aire demostró ser un propulsor fiable en cualquier latitud. Pese a que fue concebida como un vehículo de trabajo, pronto se adaptaron las primeras unidades como autocaravana, y triunfó como vehículo de ocio entre los jóvenes que se las daban de "alternativos", convirtiéndose en todo un icono para los surferos californianos o los "hippies". Y fue precisamente gracias a la fiabilidad y robustez de su motor lo que les permitió a estos últimos realizar, a bordo de sus psicodélicas Transporter, aquellos viajes a la India, en busca de la espiritualidad que no supieron -ni quisieron- descubrir en sus propias casas.

En 1967 se lanzó la segunda generación, algo más grande y confortable y con un motor de 2 litros. La tercera generación llegó en 1979, de formas más cuadradas aunque siguiendo el estilo y disposición tradicional. Se ofrecía con motores de gasolina refrigerados por aire y también por agua, así como propulsores diesel. Con la cuarta generación (1990), se cambió por completo la concepción, introduciendo el motor y tracción delantera y una carrocería completamente diferente. Aunque eso es otra historia...
Ficha ténica: Volkswagen Transporter T3 1.6
Motor: boxer trasero, refrigerado por aire.
Cilindrada: 4 cilindros, 1584 c.c.
Potencia: 50 CV

La A-14.1

Precisamente fue una T3 la furgoneta elegida por el Ayuntamiento de Nules (Castellón), para dotar a la Asamblea de Cruz Roja de la localidad de una nueva ambulancia con la que renovar su maltrecha flota, compuesta a la sazón por dos obsoletas ambulancias Simca 1200 y Seat 131. La presentación oficial tuvo lugar el domingo 27 de agosto de 1989, siendo alcalde Vicente Martínez Lucas y presidente local de la ONG Manuel Ferrara Llanes. Era aquella una época en el que los destacamentos de Cruz Roja llevaban a cabo una labor esencial en la atención sanitaria extrahospitalaria, no sólo en servicios preventivos como los taurinos o de playas, sino también en atenciones domiciliarias o accidentes de tráfico, como los que frecuentemente teñían de luto la fatídica N-340. Así, al finalizar su vida útil después de muchos años atendiendo a las víctimas del asfalto, la A-14.1 (pues ese fue su indicativo) fue convertida en unidad de transporte antes de su total jubilación.

La maqueta


Realizada a partir de una T3 bus de Herpa, su transformación consiste en cubrir las ventanas traseras por el interior con papel vegetal, pintar la carrocería y rotularla con calcas propias y de Trenmilitaria y detallar pilotos, manecillas, respiraderos y otros, así como instalar los prioritarios.
Maqueta: Volkswagen T3 bus
Fabricante: Herpa
Año: 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario