Para conocer la historia de la automoción española y reflexionar sobre nuestro mundo a partir de pequeñas maquetas de vehículos a escala 1/87

viernes, 21 de noviembre de 2014

Seat 133

El 133, hecho por Seat

No tendrá el glamour de un Hispano-Suiza, pero el Seat 133 marca, a su manera, un hito en la historia de la automoción hispana al ser un automóvil propiamente Seat, y creo que como tal debería gozar de una mayor consideración de la que actualmente recibe, por muy cutre que fuera el pequeño coche.

Nació en 1974; el año anterior había finalizado, tras muchos años, la producción del omnipresente 600 y aquel mismo año hacía lo propio el 850. En Italia, la situación de sus modelos homólogos de Fiat era ligeramente distinta, fruto de las diferencias socioeconómicas del país transalpino. Allí la fabricación del 600 había finalizado unos años antes, y el 850 no había sido, como en España, su inmediato superior, sino directamente su sucesor. Por eso los planes de Fiat de sustituir estos modelos por el nuevo 127 eran, a juicio de los directivos de Seat, un poco osados para el mercado español, en el que aún había hueco para un modelo más austero y tradicional que el novedoso 127.

La solución fue el 133, un modelo puramente Seat desarrollado sobre la plataforma del Fiat 126 (el sucesor del 500) y la motorización del 850. El resultado, un utilitario espartano con una concepción tradicional de todo atrás, un motor ya muy conocido por Seat, y una carrocería similar a la del 126 aunque de dimensiones algo mayores y con detalles que recordaban al 127.

Se comercializó con dos motorizaciones y tres acabados diferentes. En cuanto al motor, aunque no dejaba de ser el mismo de 843 c.c, existía una versión para gasolina normal (85 octanos) y otra para la súper de 96, de mayor compresión y potencia. Respecto a los acabados, existía el “normal” (paragolpes cromados, llantas de 12”, pilotos delanteros blancos) y los un tanto rimbombantes “especial” y “especial lujo”, con paragolpes de plástico, molduras laterales, intermitentes delanteros color ámbar y llantas de 13” con agujeros... el no va más, vamos.
Ficha técnica: Seat 133
Motor: trasero longitudinal, 4-L
Cilindrada: 843 c.c.
Compresión: 8:1/9:1
Potencia: 34-37/44 CV
Caja de cambios: manual 4 velocidades + MA
Velocidad máxima: 120/129 Km/h.

Su éxito comercial no fue del todo el esperado, y su fabricación finalizó en 1980. Aún así, se exportó a diversos países tanto como Fiat (con la leyenda “construction Seat”, eso sí), como propiamente Seat. Los destinos del pequeño 133 no fueron sólo las economías “emergentes” como las de Iberoamérica o Egipto, sino también países europeos como Alemania, Reino Unido o los Países Bajos, en los que un modelo como éste conservaba aún su cuota de mercado pero que a la Fiat ya no le interesaba seguir produciendo en Italia. Asimismo fue fabricado en Buenos Aires por la filial Fiat Concord, y en 1977 Seat firmó un acuerdo para la producción en Egipto de 25.000 unidades, que desde allí también se exportaron a otros países de Oriente Próximo como Irak.

En todo caso la información sobre este modelo es bastante escasa y poco clara, y reiterando lo expuesto al principio es un vehículo que debería ocupar un puesto más relevante en el panorama español de clásicos, por su peculiar idiosincrasia casi exclusivamente nacional. No deja de ser sorprendente que modelos como el 4/4 (con toda la importancia que tuvo en su momento, pero francés al fin y al cabo) sean declarados Bien de Interés Cultural y otros como el Renault Siete, el Seat 1200 Sport o el 133 que nos ocupa no ocupen el lugar que les corresponde como modelos propios de la automoción española de los años 70. Al final es lo que pasa siempre en este país, que lleva doscientos años dedicando una estatua a Fernando VII en Madrid y no ha sido hasta ahora cuando se ha decidido a erigirle una a Blas de Lezo. Así nos va.
La maqueta

La base más similar sobre la que se puede partir para realizar este modelo es la del Fiat 126 de Brekina, aunque las proporciones no sean exactamente las mismas. En este caso representa un 133 Normal, por lo que la transformación implica suprimir las entradas de aire de la aleta trasera y sustituirlas por otras en el pilar C. En la zaga hay que alisar la zona entre los pilotos y cambiar la apertura del portón, y ya para mayor perfección se podría simular la rejilla de ventilación que existe en éste.
Maqueta: Seat 133 Normal
Fabricante: Brekina
Año: 2014

1 comentario:

  1. Interesante entrada al igual que la maqueta. El comentario sobre Blas de Lezo me ha hecho investigar un poco al respecto.

    ResponderEliminar